El punto de la Mueblería
Con su definición "a medida"

He oído alguna vez que el truco para que te crean cuando te estás inventando algo es transmitirlo con total seguridad. El caso es que, al menos desde el año pasado, cuando escucho esta cuña hay algo que no me cuadra, aunque lo digan con toda la seguridad del mundo:

Cuña "Punto Rojo" de La Mueblería (.mp3 480kb)

¿A qué viene eso de "lugar preciso por el que pasan todas las rectas"? Ese punto debe ser más crucial que Roma, por donde tanto se ha dicho que pasan todos los caminos. Desde luego, si existiera, sería toda una revolución para la ciencia: TODAS las rectas pasan por él, se tracen en el sentido que se tracen.

Fascinado por esta definición fui a buscar más información en la RAE, donde como primera definición me encontré esta que me pareció un poco decepcionante:

(Del lat. punctum).
1. m. Señal de dimensiones pequeñas, ordinariamente circular, que, por contraste de color o de relieve, es perceptible en una superficie.

Seguí leyendo (cada vez con menos interés) entre todas las definiciones que aparecen de punto y mis expectativas de encontrar algo parecido a la de la Mueblería mermaban cada vez más. Sin embargo, tras la número 42 encontré algo sorprendente: la definición de "Punto Accidental".

1. m. Aquel en que parecen concurrir todas las rectas paralelas a determinada dirección, que no son perpendiculares al plano óptico.

Vaya, hombre, al pasar por alto algunos detalles cómo ha cambiado la cosa. Si en lugar de "punto" a secas hubieran dicho "punto accidental" no habría sido tan disparatada la definición, aunque el hecho de no nombrar que esas rectas parecen concurrir (y algún otro detalle como que además deben ser paralelas) seguirían provocando extrañeza en todo el que intente comprender lo que enuncia.

Supongo que hacer la cuña con la definición principal que antes veíamos no hubiera sido lo mismo. A lo mejor se hubiera podido emplear ésa u otra más resumida, pero lo malo es que habría tocado pensar en otra solución para definir "Punto Rojo" que viniera a cuento y eso hubiera sido una faena; con lo bien que sonaba lo que se le había ocurrido al redactor si no le damos muchas vueltas. Lástima que siempre hay algún desgraciado que se pone a darle vueltas a los anuncios, y que es probable que dedique más tiempo a esto que el que ha tenido el redactor para escribir el texto. El caso es que éste es el problema, hacemos los anuncios echando leches, cada vez más y a menudo el receptor pasa mucho más tiempo sometido a sus impactos que el que ha tenido el autor para concebirlo, lo que es injusto para el creativo, pero *quien os dijera que la vida es justa os engañó, princesa.

*Cita de memoria (y poco fiable) de esa obra maestra de amor medieval que es "La Princesa Prometida".

Comentario y captura:
Ramiro Seva
::Anunciante:
La Mueblería (La mueblería de mi casa)
::Medio:
Cuña de radio (Onda Cero)
::Fecha de publicación:
24/06/2006