5 sambenitos 5

Este nombre es el sambenito que llevo. Y este sambenito se ha tejido con tu largo pelo marrón.

What A Good Boy, Barenaked Ladies


Seguro que conoces a alguien con nombre "creativo". Alguien a quien le han hecho una jugada paterna como la de llamarle Felipe, sabiendo que su apellido es Segundo. Y, para que conste en acta, Felipe Segundo (fuera de la realeza) es el nombre de un sargento que padeció un veterano roedor en su servicio militar, es decir, que no es un personaje ficticio. Pues bien, esos nombres que son todo un alarde de ingenio, humor, falta de tacto o la combinación de todos esos elementos van a centrar nuestra atención hoy, pero en el terreno empresarial.
Al fin y al cabo las personas pueden cambiarse los nombres cuando quieran y, si les parece incómodo, pueden esperar a que aparezca alguna campaña como la de Aquarius para facilitarles el cambio.


Pero las empresas lo tienen más difícil, una vez que se les cuelga el sambenito del nombre, sólo los dueños pueden ponerle remedio. Y eso es algo realmente raro si son los responsables de la jugada y se sienten orgullosos de ella, como suele ser el caso.
La cuestión es que, por terreno roedor, comenzamos a contar con una larga lista de denominaciones demenciales que queremos compartir fuera de Facebook, que es donde más aparecen. Echando la vista atrás vemos que hay decenas de maravillas que ensalzar pero en esta ocasión, por tiempo y por espacio, nos limitaremos a un Top5:

1) Ramón Vivo (Servicios Funerarios)


Una auténtica joya que brilla con luz propia en un gremio en el que la competencia está bien reñida. Ejemplos de ello son la ironía fina de la funeraria alicantina La Siempreviva, la funeraria Pellejero o nuestro hito roedor de hace un lustro: Lápidas Casimiro Payá.

 

2) Extintores Palma Peña


Seguimos con el humor negro, aunque en esta ocasión, la denominación no hace más que confirmar un hecho que forma parte del ciclo de la vida.

 

3) Choni hogar


Este establecimiento se dirige a su público objetivo de manera inusualmente directa desde el rótulo. Eso es hablar claro y no lo del Mercadona.

4) Aceite Capullo


Este producto, se sale un poco de la tónica. En realidad en México, de donde procede la captura, es algo de lo más normal. Pero se trata de eso que, en materia roedora, venimos llamando como mal de lenguas, una enfermedad que padecen muchos productos fuera de su mercado original, como el Nissan Moco, el Mitshubishi Pajero o Mazda Laputa. Aunque la internacionalización suele forzar un repentino rebautismo.

5) Cojones del Anticristo


Cerraremos con un nombre de temática religiosa este artículo, que ya desde el titular lucía un término relacionado. La historia del porqué de este nombre excede nuestra capacidad de síntesis, por lo que te remitimos a internet si quieres saber más y lo mismo de los sambenitos o los cilicios ya que, de todo lo relacionado con la inquisición. Vas a encontrar lecturas curiosas, cuanto menos.

Autor:
Ramiro Seva y Pablo J. Vizcaíno
::Fecha de publicación:
08/04/2012