Ni tan tontos ni tan calvos


Dos empresas utilizan una estrategia común: Ponerle calva a famosos para anunciarse como solución a ese "problema".


¿Qué cara se nos queda? Pues tenemos un amplio abanico de ellas, a juzgar por los comentarios de quienes las han visto, pero centrémonos en dos visiones opuestas sobre la inteligencia de los anunciantes:

1. ¡Qué pringaos!
Ni el Tato se traga que con el champú anti-caída de Yucaitang o con los tratamientos de la genérica "Clínica Capilar" vayas a recuperar el pelo que se te ha caído. Además, se ve a la legua que son retoques burdos y que, ni George Clooney ni Jim Parsons (el doctor Sheldon Cooper en The Big Bang Theory) ni de coña deben su cabellera a los anunciantes. Además se la están jugando, porque seguro que no tienen permiso para usar las fotos y como se les ocurra a los famosos demandarles, a quienes se les va caer el pelo es a ellos.

2. ¡Qué listos!
El humor es uno de los recursos más explotados y efectivos en publicidad. De hecho se emplea en cerca de un tercio de los spots emitidos en USA y Reino Unido. Por otro lado, diversas investigaciones avalan el uso de famosos, sentenciando afirmaciones como "el recuerdo del anuncio será mayor cuando se use un famoso en lugar de un no famoso". Combinando famosos (presumiblemente de bajo o nulo coste) y humor tienen el éxito asegurado.

Ni blanco ni negro
A pesar de lo fácil que resulta decir perogrulladas como que el humor es efectivo, hay que tener en cuenta que hay numerosos factores que hacen que pueda ser conveniente o no, especialmente en lo tocante a la forma de emplearlo y a la naturaleza del producto o servicio anunciado. Sinceramente, en estos casos concretos, no nos mojamos a pronunciarnos sobre su eficacia. Lo que sí vemos muy poco probable es que Clooney o Parsons vayan a litigar contra una Clínica Capilar de Gazcue (Santo Domingo) o contra la compañía china Yucaitang.
En el plano deontológico habría que preguntarse sobre si es ético o no anunciar productos o servicios con imágenes tan evidentemente falsas. Pues, en una actitud profundamente irresponsable, podemos contestar: ¿qué problema hay? Si hay alguien tan poco avispado como para creerse esos antes/después se merece que le tomen el pelo.
Dicho todo esto nos queda pronunciarnos sobre qué nos parecen las campañas desde el punto de vista roedor y, por si cabe la menor duda, cabe decir: ¡UNA MARAVILLA! Por favor, que más empresas se apunten al carro de anunciarse así. Y no es una súplica para promover acciones poco éticas o ilegales, es porque nos dan un juego impagable en ehratas.com.

Nota:
Desde los siguientes enlaces puedes visitar la primera aparición de estas capturas en el facebook roedor.
· Yucaitang (Clooney)
· Clínica capilar (Parsons)

Autor:
Ramiro Seva y Pablo J Vizcaíno
Captura:
Víctor Izquierdo y Javier Piñol (a partir de enlace de humortrain.com)
::Fecha de publicación:
06/12/2012