Touchdown!

"No sé qué decir en realidad. 3 minutos para la mayor batalla de nuestras vidas profesional. Todo se reduce a hoy. O nos curamos, como equipo… o nos desmoronamos"

Un domingo cualquiera
(Any given Sunday, 1999)

Y se desmoronaron. Como un pase incompleto que cae al suelo y es recogido por un rival. Como un placaje a escasos metros de la zona de anotación. Quizás la motivación de que tu spot sea visto por 108 millones de espectadores no fue suficiente. O quizás la crisis, en lugar de agudizar el ingenio, adormeció la creatividad de las propuestas y acrecentó el miedo de los clientes, pero lo cierto es que la BrandBowl 2013 no pasará a la historia.



El mayor festival publicitario no oficial, los spots de los intermedios de la XLVII Superbowl cayeron con demasiada frecuencia en los gags fáciles, en el uso de caras famosas en busca de la notoriedad y en la provocación gratuita para que se hablara de ellas en Twitter. ¿De verdad es necesario ver a un nerd enrollándose con Bar Rafaeli para hacer una metáfora del negocio perfecto? ¿Es esto lo que hoy en día entendemos por creatividad?



No confundamos el tocino con la velocidad. ¿Dónde quedan los valores de tu marca si la vendes a tan bajo precio? Volvamos a los fundamentos, a las buenas historias que conectan con tu público, que logran un vínculo emocional con algo tan frío como es un producto. Aquella regla de oro de “lo importante es que hablen de ti” no siempre es válida. Y si no, al igual que sucedió en el Mercedes-Benz Superdome de Nueva Orleans, apagón y vámonos.


Autor:
Fran Estevan y Nacho Macho
::Fecha de publicación:
09/03/2013