Introducing the metaestafa

No sabemos cómo llamarlo. Si pirueta metaIingüistica, metarealidad aumentada o, simple y llanamente, sacarnos de la chistera el término "Metaestafa". Porque lo que ha ocurrido con la película Branded es de lo más curioso.

Vayamos por partes: hace ya unos meses apareció en internet el tráiler de lo que parecía ser el thriller "scifi-publicitario" definitivo. En él, se nos vendía la trepidante historia de un tipo que descubre hasta qué punto los pobres mortales estamos dominados, cual peleles, por la publicidad y las marcas de las grandes multinacionales que nos manipulan a su antojo, induciéndonos sin escrúpulos a consumir cuanto más mejor. La cosa parecía estar a medio camino entre Matrix y Dark City, con toques de Philip K. Dick.

Bueno, pues no. Sus primeros pases en festivales revelaron que ni "Branded" era un thriller trepidante, ni existía en ella escena de acción alguna. Sí que denunciaba de manera apocalíptica la manipulación publicitaria pero, de hecho, era una película más bien insulsa, de ritmo moroso y de desarrollo tirando a cutrongo. Lo apasionante llega ahora: resulta que el departamento de marketing de la distribuidora había decidido montar el tráiler de tal manera que manipulara a los espectadores para ir a ver una película que (a su manera, eso sí) era una crítica feroz a las manipulaciones de ese tipo. Vamos, algo así como si Spielberg hubiera financiado La Lista de Schindler con oro nazi.

Las quejas no se hicieron esperar: es todo un espectáculo leer las críticas de los espectadores en IMDB, quejándose de haber comprado un bote de fabada y haberse encontrado dentro una bebida isotónica sin gas. Es lo que tiene la metaestafa.

 

Autor:
Nacho Macho y Ramiro Seva
Captura:
Nacho Macho
::Anunciante:
Branded
::Fecha de publicación:
12/04/2013